LA FÍSICA FUNDAMENTAL SUPERA LA BARRERA DE LA GRAVEDAD